Cada vez se habla más de Valores a todos los niveles de la sociedad; si nos centramos en el mundo de la empresa, a veces nos encontramos que algunas organizaciones comunican como sus valores algo que, en realidad son otra cosa.

¿Qué son los Valores y las Cualidades?

Para poder saber cuáles no son valores y cuáles sí son os proponemos partir de definiciones que podemos encontrar en los diccionarios:

Las cualidades, atributos y actitudes de una persona o un grupo social que condicionan su comportamiento, ya sea de forma individual o colectiva.

Los valores son los principios por los que se rige una persona, un grupo o una sociedad. Son conceptos abstractos, pero se manifiestan en cualidades y actitudes que desarrollan las personas.

En cuánto a los valores en la empresa son las conductas y actitudes que deben estar presentes en cualquier situación en la que intervenga la empresa …. es el manual del buen empresario, ejecutivo y trabajador de la empresa.

valores

Imagen de katemangostar en Freepik

Los valores son realidades, no aspiraciones. Los valores no son, o no deberían ser nunca, una herramienta de marketing ni de whitewhash (blanqueo de imagen) o su evolución hacia la sostenibilidad, el greenwhash.

A continuación, exponemos algunas observaciones a nivel de ejemplo, para verificar si se trata realmente de un valor o no:

Los valores deben ser reales y no aspiracionales

  • Deben ser reales y no aspiracionales. Los valores en una empresa ya forman parte de su cultura. Si son aspiracionales, no deberíamos llamarlos valores sino, tal vez, oportunidades de mejora.
  • Han de ser conocidos, comunicados y explicados primeramente de forma interna y después externamente. Si sólo los comunicamos externamente como estrategia de marketing, es muy probable que la organización no los asuma como propios.
  • Deben ser pocos, por ejemplo 4 o máximo 6. Si destacamos muchos valores puede perder credibilidad su conjunto.
  • Han de estar personalizarlos. Han de incluir una breve definición que exponga el significado claro y concreto que le da la organización a los mismos.

Guía práctica para definir los valores de la empresa

  • Tienen que ser reales, si son voluntaristas, son políticas internas
  • Pocos, alrededor de 5
  • Se deben definir para entender lo que significan para cada empresa
  • Se deben respetar y hacer cumplir por parte de toda la organización
  • Tienen que estar visibles en las dependencias de la compañía

No sólo se deben definir, sino que se han de vivir y compartir a todos los niveles de una organización

  • Los valores han de ser compartidos por toda la organización. Es una herramienta muy potente, una guía, a la hora de gestionar individual y colectivamente situaciones del día a día. Pero, si actuamos de forma diferente a nuestros valores, perderemos credibilidad.

A veces hemos observado situaciones en las que nuestros clientes, proveedores, colaboradores internos, socios, aliados, etc. no han encajado. En la mayoría de estos casos se debía, principalmente, a que los valores de unos y otros no eran coincidentes. Por ello es importantísimo comunicar y aplicar nuestros valores reales tanto interna como externamente, así todos los stakeholders los conocerán y comprobarán si concuerdan con los suyos.

Si os ha interesado este post, puede interesaros también estos otros sobre las 4 palancas par crear Valor desde tu empresa. En nuestro grupo de LinkedIn encontraréis más contenido de valor.