Blog

Coaching vs. Mentoría. A mi ¿qué me conviene?

Muchos de nosotros necesitamos orientación y consejo de un profesional que pueda ser nuestra caja de resonancia personal, ofrecer comentarios, ayudarnos a responsabilizarnos y brindar motivación cuando más se necesita. A veces, al buscar ese apoyo dudamos si lo que precisamos es un coaching o una mentoría. La respuesta la hallaremos en el objetivo que queramos alcanzar. Son conceptos que a menudo se confunden, similares, pero no iguales.

¿Quién no se ha apoyado en la experiencia de otros? Fuente: Jopwell (Pexels)

Según la International Coach Federation (ICF), el ‘coaching’ es un proceso de acompañamiento que inspira a maximizar el potencial personal y profesional. Un ‘coach’ es un entrenador que pone a disposición de los profesionales aquellas técnicas y herramientas necesarias para que consigan completar una determinada meta.

El ‘mentoring’, sin embargo, es una metodología de aprendizaje interpersonal. El mentor tiene amplia experiencia y conocimiento en el área en la que se quiere mejorar y ayuda a su mentorado en su desarrollo profesional.

La diferencia fundamental entre un ‘coach’ y un ‘mentor’ es que este último ya ha vivido la experiencia de conseguir la meta que el mentorado quiere alcanzar. Pero hay mucho más:

El ‘coach’ centra su actividad en descubrir, aclarar y definir lo que el profesional quiere alcanzar. En sus sesiones escucha, hace observaciones y pregunta, para ayudarle a elegir las opciones más adecuadas, pero no interviene a la hora de tomar una decisión, sino que ayuda a la persona a encontrar sus propias respuestas. Siempre se centra en un tema concreto, referido al rendimiento de la persona, como puede ser la adquisición de una competencia o de una habilidad.

En el caso de la mentoría el enfoque se orienta más al desarrollo de un profesional. El mentor se focaliza en cuestiones relacionadas con el liderazgo, la cultura de empresa, la gestión del talento, la productividad o la mejora del ambiente de trabajo. Es clave que el experto comparta sus puntos de vista y experiencias del mundo empresarial.

El/la coach es un profesional que nos ayudará a encontrar por nosotros mismos, la respuesta que buscamos.

El/la mentora nos mostrará desde su experiencia opciones y oportunidades que difícilmente podríamos encontrar solos.

El coaching de desarrollo profesional ayuda a las personas a desbloquear todo su potencial y a lograr muchos de los objetivos que han soñado alcanzar en su carrera. No está diseñado solo para aquellos que recién se están embarcando en su viaje profesional; también se dirige a aquellos que han profundizado en su carrera y aquellos en los niveles más altos de corporaciones.

El propósito de la mentoría es aprovechar el conocimiento, las habilidades y la experiencia de los “expertos” y transferir estas habilidades a los más nuevos o menos experimentados para avanzar en sus carreras. 

Hay algunos conceptos básicos a considerar en cualquier relación de para que tenga éxito:

Compatibilidad: el éxito de cualquier mentoría depende en gran medida de cuán bien emparejados estén. Deben poder conversar fácilmente y tener un interés genuino en ayudarse mutuamente.

Bidireccionalidad: Los mentorados deben tener la expectativa de que también están contribuyendo a la relación de una manera significativa, no sólo esperando recibir asesoramiento profesional no retribuido.

Expectativas claras y metas de la relación: Definir las metas es la clave para una asociación exitosa. Las expectativas y los objetivos han de ser realistas. Cada parte debe ser responsable del éxito y para ello, ambas han de participar. Establecer metas al principio del proceso puede ayudar al dúo a trabajar para lograr algo concreto juntos.

En resumen, creemos que lo más importante es que haya un buen entendimiento y confianza mutua. Si desde el principio no se produce, es mejor no continuar y cambiar de pareja.

Esta Noticia Tiene 0 Comentarios

Deja un comentario