Muchas veces pensamos que cuando “busquemos trabajo” ya nos ocuparemos de crear esa red de seguridad, pero lo cierto es que, una red profesional de calidad no se genera de un día para otro, requiere de trabajo, un propósito y constancia, ser poco invasivo y al tiempo, ser generoso con tus seguidores.

También es cierto y, tal vez incluso más importante, que una red no sirve sólo para buscar trabajo. Dependiendo del propósito que tengas, también puede servir para conseguir nuevos contactos profesionales ya sea como futuros clientes o colaboradores. En ningún caso recomendamos que se utilice para las negociaciones directas, para ello hay otros canales más eficaces.

propósito
Fuente: Pixabay

La red también nos da información del mercado, innovaciones, tendencias y la evolución de negocios y empresa; nos proporciona apoyo y consejo. Con una buena red de contactos podemos aprender, compartir y comprobar que muchas de nuestras situaciones ya han sido vividas y superadas por otras personas: la red nos acompaña y facilita referentes. Pero insistimos, hay que ser colaborativo y poco invasivo.

Es crítico para el éxito profesional establecer redes informales tanto de forma digital como presencial. Por muy bueno que uno o una sea en su trabajo, si no establecer relaciones con su entorno, difícilmente la calidad de su trabajo ni sus habilidades y potencialidades serán visibles para los demás.

La pandemia nos ha obligado a cambiar muchos de nuestros hábitos, entre ellos, ha transformado la manera como nos comunicamos. Hemos tenido que aprender métodos y lenguajes específicos para establecer vínculos a través de la pantalla.

¿Cómo transmitir nuestra marca personal virtualmente? ¿Cómo lograr impactar en la mente y en el corazón de los demás en este medio?

Algunas cosas no cambian, lo primero, reflexionar, definir un propósito y trabajar y preparar aquello que queremos transmitir; lo segundo, priorizar, sintetizar e impactar en nuestros interlocutores para que quieran saber más.

De la misma manera que centramos nuestra atención en el desarrollo de otras habilidades que son importantes para nuestro éxito, deberíamos dedicar tiempo a fortalecer nuestra confianza y capacidad de establecer redes con eficacia.

Cómo llamar la atención como para que nuestro interlocutor quiera saber un poco más. Ese es el tema. Normalmente disponemos de pocas oportunidades de acceder a personas que nos interesan y, además, cuando tenemos la ocasión, el tiempo para darnos a conocer es escaso.

Nuestra principal recomendación es proporcionar a nuestros contactos la información que les pueda interesar a ellos (no a nosotros). Muchas veces caemos en la tentación de comunicar sólo lo que a nosotros nos interesa sin pensar si puede ser de interés para nuestros contactos. Ponerte en el lugar del otro es básico.

 

Si te ha interesado, visita nuestro anterior post y en nuestro grupo de LinkedIn encontrarás contenido de valor.