Como sabéis, un KPI (“Key Performance Indicator” o “Indicador Clave de Desempeño”) es un indicador que nos muestra, en función de nuestros objetivos, si nuestras acciones van por buen camino o si debemos replantearlas. Muchas veces pueden confundirse los objetivos y los KPIs, pero no son lo mismo. Es importante entender que los KPIs no son los objetivos de una organización, sino la medida de su impacto.

 “Lo que no se define, no se puede medir. Lo que no se mide, no se puede mejorar. Y lo que no se mejora, se degrada siempre” – William Thomson Kelvin

KPIs
Fuente: Freepik

Ventajas de definir nuestros KPIs

  • Permiten medir la eficacia y eficiencia de nuestra estrategia, comprobando el funcionamiento de las acciones de marketing puestas en marcha.
  • Proporcionan información valiosa y útil sobre cada etapa del proceso, lo que nos permite anticiparnos a ciertos comportamientos de nuestros clientes.
  • Permiten tomar decisiones oportunas y realizar las correcciones necesarias en nuestra estrategia, para alcanzar resultados exitosos.
  • Brindan mayor rapidez y transparencia a la hora de comunicar resultados

Principales KPIs para la estrategia digital

Existen numerosos KPIs, pero debemos escoger aquellos que vayan a brindarnos la información que realmente necesitamos. No se trata de tener muchos indicadores, se trata de tener los adecuados y ver como evolucionan en el tiempo, por ejemplo cada semana.

Podríamos enumerar una infinidad de KPIs, pero en este artículo nos centraremos particularmente en los de dos de las principales estrategias del marketing digital:

Tráfico Web

El análisis del tráfico nos permite evaluar el desempeño de nuestra web, y entre sus principales KPIs encontramos:

  • Usuarios: muestra todos los usuarios que ingresan a nuestra web, y nos permite conocer cuántos son usuarios nuevos y cuántos recurrentes.
  • Sesiones: muestra las visitas de un usuario a nuestra web, y éstas pueden incluir distintas actividades, como clicks, descargas, visualizaciones de página, entre otras. Es un buen indicador de actividad.
  • Duración media de la sesión: indica justamente el tiempo medio que los usuarios pasan en nuestra web. Cuanto más largas las sesiones, mayor será el interés por parte del usuario.
  • Fuentes de tráfico: muestra desde dónde llegan los usuarios que visitan nuestra web. Por ejemplo si vienen a través de búsqueda orgánica (Google u otros buscadores), redes sociales, email marketing, etc.
  • Páginas vistas: permite conocer las páginas más visitadas de nuestra web, y cuáles son aquellas con menos tráfico.
  • Tasa de rebote: permite conocer el porcentaje de usuarios que llegan a nuestra web pero se marchan sin realizar ninguna interacción con la misma.

Email Marketing

Establecer KPIs para Email Marketing nos permite realizar un seguimiento del rendimiento de las campañas. Algunos de los principales son:

  • Tasa de entrega: indica el porcentaje de mensajes que fue entregado sin errores a nuestros contactos, en proporción a la cantidad que hemos enviado. Lo ideal es que sea lo más cerca posible al 100%.
  • Tasa de apertura: muestra el porcentaje de destinatarios que abren, al menos una vez, nuestro mensaje. Una tasa muy baja puede indicar, por ejemplo, que fue filtrado como SPAM.
  • Tasa de clicks: indica el porcentaje de clicks en los enlaces de nuestro mensaje. Aquellos usuarios que hacen click están demostrando un mayor interés.
  • Reportes de Spam: es muy importante asegurarnos de que nuestros mensajes no están siendo considerados como SPAM, ya que esto puede afectar directamente la tasa de entrega. Para evitar estos reportes debemos asegurarnos de enviarlos únicamente a aquellas personas que se suscribieron voluntariamente a nuestra lista.
  • Cantidad de suscriptores: indica el número de personas que se encuentran suscritas a nuestra lista de correo. Es importante controlar este dato, ya que si el número decrece probablemente debamos revisar nuestros contenidos.

Para poder controlar algo, tenemos que medirlo

Y debemos hacerlo de forma selectiva. En definitiva, los KPIs nos permiten tomar mejores decisiones sobre nuestra estrategia de marketing. Hay que procurar establecer objetivos claros y específicos. Si no lo hacemos, y no medimos sus resultados, habremos realizado una inversión en marketing en vano, y estaremos avanzando a ciegas.

Si os ha interesado este post, os gustará también este otro sobre el modelo POEM en la Estrategia de Marketing Digital; y en nuestro grupo de LinkedIn encontrarán contenido de valor.