Blog

BRASIL, UN PAÍS EN OBRAS

fOTO CONSTRUCCIÓN 

Como cada día,  Sao Paulo se ha despertado hoy con un tráfico caótico. Una ciudad en la que viven 40 millones de personas, sin contar los habitantes de las favelas que no están censados. A primera hora de la mañana, unos 7 millones de coche se desplazan de casa al trabajo. Hay atascos, esperas, colas. Es el paisaje habitual de una ciudad de altísimos edificios de aspecto sucio. «Imagina na Copa!» es la expresión habitual de los lugareños, que señalan el gran reto de organización e infraestructuras que afronta el país. Está en juego la Copa Confederaciones, queda un año para la Copa del Mundo de fútbol y tres para los Juegos Olímpicos de verano de Río de Janeiro.

Ahora mismo, Brasil está plagado de andamios por obra en todos sus rincones. El país espera recibir 600.000 turistas extranjeros 3 millones de turistas locales durante el Mundial. Para estar preparado, el Gobierno se lanzó a una carrera de renovación y ampliación de muchas infraestructuras.

Uno de los símbolos de esta renovación es el estadio Nacional Mané Garrincha, situado en la capital Brasilia, que ha sido remodelado y ahora tiene una capacidad para 70.000 personas. Construido con 1.000 millones de reales de dinero público (unos 350 millones de euros), es el segundo estadio más grande del país. Se ha tardado 2 años en construirlo y ha empleado a unas 15.000 personas. Es el primer estadio de fútbol del mundo en obtener la certificación Leed Platinum Sustainability, una garantía de respeto al medio ambiente. Además, un anillo de placas fotovoltaicas rodeará su techo para suministrarle energía. Después de los torneos, el Gobierno Federal del estado de Brasilia hará una licitación entre empresas para gestionarlo.

La movilidad urbana en un país con redes todavía en desarrollo es una de las grandes preocupaciones del Gobierno. Sao Paulo es la plaza principal de estas grandes obras. Su aeropuerto está siendo ampliado para que pase de acoger 30 millones de pasajeros al año a sostener 42 millones. A través de una nueva terminal, la TPS3, que ocupara 192 metros cuadrados y supondrá una inversión total de 13.000 millones de reales (4.500 millones de euros). A su alrededor se están construyendo un nuevo aparcamiento, más pistas y hoteles. Además, las comunicaciones del aeropuerto se están mejorando con una nueva línea de tren desarrollada por el Gobierno.

Otra obra en marcha es la línea 4 del metro de Sao Paulo (la amarilla), la primera línea de metro de Sudamérica sin conductor. La línea unirá el centro de Sao Paulo con la región sudeste de la ciudad. A lo largo de los 30 años de concesión se realizará una inversión de 1.500 millones de euros.

Otro de los grandes retos de la ciudad de Sao Paulo es el abastecimiento de agua: la población no deja de crecer y los recursos hidráulicos están en las áreas montañosas. Por ello se ha tenido que construir una nueva planta que controla 8 sistemas ubicados por toda la región. Suministra72.000 litros de agua por segundo y controla tecnológicamente 137 centros de reserva.

El objetivo de todas estas obras es estar listo para la Copa del Mundo de fútbol, un torneo que se disputará en 12 estadios brasileños, cuya puesta a punto le ha costado a la Administración más de 6.700 millones de reales (2.300 millones de euros). Pero el gasto en obras civiles ha sido mayor: unos 7.300 millones de reales (2.500 millones de euros) han ido a parar a los aeropuertos y 12.000 millones de reales (4.100 millones de euros), a los sistemas de transporte. Esto significa que la inversión pública para los torneos de fútbol ya supera los 27.000 millones de reales (más de 9.000 millones de euros). El ministro de Deportes brasileño, Aldo Rebelo, afirma que por cada dólar de inversión pública se atraerán 3,5 dólares de inversión privada y que subirá la recaudación tributaria del país.

Estos eventos han llegado en un momento en el que el crecimiento del país ha empezado a reducir su velocidad: en el primer trimestre de 2013,«sólo» creció un 0’6%. En 2011, un 2,7%; y en 2012, un 0,9%. Por ello, entre otras cosas, algunas agencias de calificación le han rebajado su nota.

El país espera que la organización de estos eventos sea el empujón económico definitivo. Ahora mismo, el desafío es que las obras lleguen a tiempo para la inauguración del 12 de junio de 2014. Pero el verdadera reto vendrá después: cuando las infraestructuras construidas sirvan para la vida cotidiana de los brasileños y el país tenga que recoger los frutos de unas inversiones tan altas.

Mientras tanto, Brasil es un país en obras.

Esta Noticia Tiene 7 Comentarios

  1. Marino says:

    Muy bueno este informe de Elena, en buena hora para el pueblo de Brasil, que si se aprovecha, sera el despegue de su Economia.
    Es un buen ejemplo para los Paises de America Latina, la inversion del Estado
    en el mejoramiento de la calidad de vida de sus Habitantes.
    Cordial saludo para todos

    • elena orteu
      elena orteu says:

      Gracias Marino por tu comentario. Perdona que las vacaciones no me hayan permitido responderte antes.

      El 16 de Octubre en Barcelona y el 17 en Madrid, ambas en los Roca Gallery, celebraremos una jornada abierta a todos en las que analizaremos las oportunidades, barreras de entrada, proyectos de futuro, etc. para los profesionales españoles la construcción que nos ofrece ese gran país que es Brasil. Lo haremos de la mano de un arquitecto que vive desde Marzo en Sao Paulo y de otro arquitecto que desde su empresa española trabaja en proyectos en Brasil: ellos nos narrarán su experiencia y nos aconsejarán.

      Próximamente publicaremos más detalles de esta jornada que pertenece a un ciclo que iniciamos el año pasado con Polonia y seguimos con Chile, China, Qatar, Rusia, México y Singapur. 8 diferentes países con oportunidades y crecimientos importantes del sector dela construcción.

      Espero que puedas asistir.

    • elena orteu
      elena orteu says:

      Thank you very much for your kind words. We restyled the site only a few months ago and are very proud of it. The idea was that it represented the company ideals and functioning.

  2. Fabiola says:

    Hola Elena, me gustaría actualizar la información que ofreces en el artículo respecto a los datos demográficos de Sao Paulo. Considero que una de las fuentes más adecuadas y actualizadas es el IBGE (Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística) que tiene a disposición, en diferentes formatos, el censo realizado en 2010, incluidas las prospecciones de 2012.
    Quien tiene alrededor de 40 millones de habitantes es el Estado de Sao Paulo y no la ciudad de Sao Paulo. Más exactamente, son 41.262.199. La ciudad de Sao Paulo contabilizó en 2010 un total de 11.253.503 habitantes que incluye los llamados “Aglomerados subnormales”, que significa el censo de la población residente y domicilios de “favelas”, villas, comunidades, mocambos, palafitas, otras ocupaciones irregulares, etc. Así que, si están contabilizados, además, tanto en zona urbana como rural. La prospección de habitantes en 2012 era de 11.376.685. De hecho, hace tiempo que Sao Paulo dejó de estar en la lista de las tres ciudades más pobladas del mundo. También hay que decir que se consideraba lo que se suele llamar “A Grande Sao Paulo” que está (o estaba) compuesta de las ciudades conurbadas de Sao Bernardo do Campo, Sao Caetano do Sul, Santo André, Diadema y Osasco. Otra cosa es la población flotante de las ciudades vecinas y de gente que está de paso se acople al conjunto de la población durante el día. También hay estudios sobre ese movimiento de la población que se fue de la capital.
    Hay otras informaciones que ofreces que parecen más bien tu opinión personal y no datos de un reportaje, pero en esto no entraré, pero por lo menos habría que corregir la errata.
    Todos esos datos y muchos más (diferentes variables sobre la población, aspectos económicos, aspectos de geociencia, etc), están disponibles en la web: http://www.ibge.gov.br/home/estatistica/populacao/censo2010/default.shtm .
    Además tienen una parte de la web traducidad al español y al inglés.

    Espero que los datos que ofrece el IBGE puedan aportar un conocimiento más profundo del país. Un saludo, Fabiola.

Deja un comentario