Creo que está claro que mandar, no es liderar y que uno/a no es líder por quererlo o por status, sino que son los otros/as quienes nos otorgan esta capacidad.

Pero, ¿qué entendemos por liderar? Para mí es la capacidad de influir positivamente en el progreso y desarrollo de las personas con las que se trabaja o con las que te relacionas. Con esta simple definición empezamos a vislumbrar que hay muchos tipos de liderazgo y que algunos son más positivos que otros.

Hace un tiempo escribí un artículo sobre liderazgo positivo, Liderazgo femenino comentando como las mujeres al frente del gobierno de sus países, en general, habían encarado mejor la crisis de la pandemia.

Hoy me interesa definiros diferentes tipos de liderazgo y apuntar cual creo que es el más adecuado al momento que vivimos.

Destacaría, desde mi punto de vista, 3 características que puede tener un liderazgo:

Cuadro 1: Características del liderazgo. Fuente: elaboración propia S&D

Hoy en día la sociedad demanda liderazgos más democráticos y participativos (3) así como centrados en la producción y la consecución de los objetivos de la empresa (1) sin olvidar a las personas (2) que constituyen el gran valor de una empresa. En definitiva, una mezcla de las 3 características expuestas, que cada líder y empresa matizará en la proporción que encaje con los valores, y muy importante, que responda a su manera de ser, pensar y actuar.

No podemos repetir esquemas y comportamientos de otros momentos o emular a líderes por el hecho que estén de moda, sino que debemos adaptarlos en función de reconocer nuestras capacidades y conocimientos (autoconocimiento), basarnos en qué somos y qué queremos llegar a ser en el ámbito empresarial y personal, y actuar en consecuencia.

Dentro de esta tendencia actual fruto de la evolución de nuestros valores apareció un liderazgo llamado transformacional en el que el/la líder se convierte en el motor de cambio. Hoy en día necesitamos de líderes capaces de transformar la sociedad desde nuestras empresas.

En resumen, cada líder debe construir su propio estilo de liderazgo según sus capacidades, habilidades y conocimientos, y debe conseguir que este estilo propio converja con los valores de las organizaciones donde trabaje o con las que colabore.

Cuadro 2: Liderazgo transformacional. Fuente elaboración propia S&D

Si te ha interesado, visita nuestro anterior post y en nuestro grupo de LinkedIn encontrarás contenido de valor.