La presencia de las mujeres en el mundo laboral supuso una gran transformación, su acceso normalizado a los puestos de dirección supondrá una #revolución.

Si entendemos que el liderazgo es la capacidad de influir en un grupo de personas y no una característica innata ni una actitud exclusiva, tanto las mujeres como los hombres podemos aprenderlo, si queremos, y si existe una oportunidad real; hemos de facilitar esa oportunidad: Todos y todas saldremos ganando.

Nosotras encajamos más en un estilo democrático o participativo que en uno autocrático.”

Debemos trabajar para encontrar nuestro propio estilo

Cada una ha de preguntarse cómo quiere desarrollar su propio liderazgo y hacerlo en función de su experiencia, capacidad de análisis y de comunicación, de resolución de conflictos y, también, cómo no, de sus debilidades y carencias. Las mujeres somos valientes: no nos importa mostrar nuestras debilidades y compartir para mejorar, es un rasgo de liderazgo que ahora es clave, porque al no tener necesidad de ocultar dudas de incertidumbres somos (más) capaces de abrazarlas y surfear con ellas.

Nos solemos sentir más a gusto centrándonos en las personas, sus problemas, necesidades e intereses, huimos de los protagonismos, propiciamos los pactos y la escucha. Se suele afirmar que ejercemos con frecuencia un liderazgo transformacional, aquel que se basa en el trabajo cooperativo, donde el éxito no es de una persona sino del grupo, en el que se combina el trabajo racional con el intuitivo y donde la competición deja paso a la colaboración. Los tiempos actuales van a favor de este tipo de liderazgo y lo debemos aprovechar.

Cada una hemos de encontrar un estilo propio que sea fiel a nuestros valores y no asumir ni adoptar como propio —como ha sucedido en múltiples ocasiones— los modelos masculinos. 

Nuestro gran reto es conseguir seguridad y desterrar la culpa. ¿Cómo hacerlo? Es esencial dedicar y dedicarnos el tiempo necesario sin presión, saber que vale la pena el esfuerzo, no paralizarnos al asumir responsabilidad, no permitir que la obligación y la responsabilidad nos robe la vida, aprender y formarnos siempre, atribuirnos valor, ser flexibles, apoyarnos en nuestro equipo y, finalmente y no menos importante, construir redes de mujeres.

Fuente: HRTRENDS

Como docentes del programa de Barcelona Activa buscamos mujeres que quieran liderar sus organizaciones desde dentro transformándolas para, al tiempo, transformar la sociedad. Formación, acompañamiento y una red de seguridad en un programa de totalmente financiado por la UE: 80 horas de clases grupales virtuales (48 horas módulos técnicos y 32 de habilidades y conductas), 4 Desayunos con directivas y 4 Afterwork para reforzar la red de contactos, además, coaching y mentoría personalizados.

Infórmate e inscríbete antes del 13 de agosto de 2021 en la nueva edición que iniciaremos virtualmente tras el verano en la página web de Barcelona Activa.

Si te ha interesado, visita nuestro anterior post y en nuestro grupo de LinkedIn encontrarás contenido de valor.